Nuestro Blog

¿Cómo sacar una llave partida de una cerradura?

Si estás buscando en google ¿cómo sacar una llave partida de una cerradura?, me temo que estás en problemas. Pero no te preocupes, porque has dado con el lugar indicado para resolver todas tus dudas y encontrar toda la información que necesitas para lograr éxito en tu tarea.

Este es un percance mucho más frecuente de lo que puedas imaginar, y para solucionarlo por ti mismo lo más importante es que te calmes y te armes de paciencia. Hay varios métodos que podrás probar para sacar la llave partida de la cerradura, sin averiar el bombín, y a continuación vamos a explicarlos paso a paso.

El resultado va a depender de las condiciones en las que se encuentre la cerradura, la calidad de los elementos y la disponibilidad de algunos objetos que puedan ayudarte a hacer este trabajo. Como sabemos que no es momento de jugar al maestro de bricolaje y aconsejarte que uses herramientas muy sofisticadas, te diremos también como intentar abrir la puerta con artículos de uso diario, al mejor estilo MacGyver.

Sacar la llave partida con la puerta cerrada

Este es el escenario más desafortunado. Llegas a cada después de un largo día, contando los segundos que faltan para poder quitarte los zapatos y tumbarte en el sofá a descansar, cuando apenas a metros de él te encuentras con esta situación. Tratas de abrir la puerta, quizás con un poco de desesperación porque la llave se traba, y, repente te quedas con la mitad de la llave en la mano y el resto dentro de la cerradura. Sabemos cómo puedes sentirte: rabioso, confundido y malhumorado. Pues bien, nada de esto ayuda, así que respira hondo y mantén la cabeza fría.

Lo primero que debes hacer es fijarte bien, para ver si logras visualizar el trozo de llave que se ha quedado incrustada dentro de la cerradura. Esto determinará en buena medida las probabilidades de éxito y marcará la pauta de las acciones a seguir.

En cualquier caso no cantemos victoria todavía pues debes tener presente que sacar una llave rota de una cerradura no es una tarea fácil. Vas a necesitar una buena dosis de paciencia y, por qué no decirlo, un poco de suerte. Si tu ánimo no te ayuda y antes de comenzar ya te sientes vencido, quizás la mejor solución es no perder más tiempo y llamar de inmediato a un cerrajero profesional, pues es el único que te puede garantizar al cien por cien un resultado satisfactorio. Si esta es la vía por la que has optado, asegúrate de contactar a un técnico especializado, que posea los conocimientos y experiencia necesarios para hacer este trabajo. En este, como en cualquier otro oficio, puedes encontrar personas cabales, que saben bien lo que hacen, y también mucho improvisado, que puede traerte problemas más graves y hacerte perder mucho dinero. Busca un profesional confiable, que pueda explicarte cuáles son las alternativas y que te diga claramente cuál será el precio de su trabajo.

Pero volviendo a nuestro tema, digamos que prefieres intentarlo por ti mismo y  ahorrarte algo de dinero. De ser así, el primer paso consiste en engrasar un poco la cerradura. Lo ideal es usar algún producto especializado o, mejor aún, aerosol de grafito.  Es obvio que no tendrás esto en tu bolso, pero puedes preguntar a los vecinos a ver si alguno te puede ayudar. Si esto no fuera posible, pero tienes a mano un lápiz, frota la cerradura con él, intentando que se impregne con el grafito de la mina. En última instancia, puedes usar incluso aceite de cocina. La idea es lubricar el mecanismo, para facilitar que la llave deslice y pueda salir. Déjalo actuar un par de minutos y a continuación intenta introducir una herramienta de punta delgada y filosa y hacer palanca para empujar la llave hacia fuera.

Puedes usar una sierra, pues con los bordes dentados puede engancharse a la llave y arrastrarla hacia fuera. Pero como hay que trabajar con lo que se tenga, también podrías intentarlo con unas pinzas de cejas, una aguja de coser algo gruesa, un cortauñas o un clip. Si vas intentarlo con este último, deberás abrirlo para que quede completamente estirado y doblar la punta formando un ángulo recto.

Si este método no ha funcionado, no tires aún la toalla, pues tenemos otra alternativa. La forma que vamos a explicarte a continuación es la más simple de todas, pues básicamente consiste en colocar un imán potente frente a la cerradura, para que la fuerza magnética atraiga la llave y puedas retirarla al despegar el imán. El único inconveniente es que necesitas tener un imán con bastante poder de atracción.

Ningún truco es infalible, por lo que, si a pesar de tus esfuerzos te ha resultado imposible sacar la llave partida de la cerradura, llegó la hora de llamar a un cerrajero profesional y dejar en sus manos la apertura de la puerta.

Sacar la llave partida con la puerta abierta

Hablemos ahora de una circunstancia un poco diferente. Puede que la llave rota se haya quedado dentro de la cerradura, pero con la puerta abierta. Obviamente que estos consejos también aplican si se trata de puertas que pueden abrirse desde adentro con solo girar el pomo.

Esta situación es más prometedora, siempre y cuando seas un poco manitas o puedas contar con la ayuda de un amigo o familiar habilidoso, pues será necesario desmontar el bombín. Con la puerta abierta, procede a quitar el tornillo que tiene por el lado del resbalón. Si te resulta difícil, intenta girarlo un poco, usando la mitad de llave partida que se te ha quedado en la mano.

Cuando logres sacarlo, aplica un lubricante, dejando que resbale por los pines del bombín. Seguidamente, introduce algún elemento de punta fina, como los que hemos mencionado antes, lo suficientemente largo como para alcanzar el otro lado del bombín, intentando empujar el trozo de llave partida que se ha quedado atascada.

Si la llave rota continua dentro de la cerradura, prueba a darle unos golpes secos al bombín contra una superficie dura, teniendo el cuidado de colocar la parte donde está la llave retenida hacia abajo, para que pueda saltar por el impacto.

Lamentablemente, si aún así no consigues sacar la llave, no quedará más opción que llamar a un cerrajero profesional, para que cambie el bombín de la puerta por uno nuevo. Antes de hacer la llamada, conviene que consultes tu seguro de hogar, pues muchos contratos incluyen este tipo de servicios sin coste adicional por la mano de obra, y de esta manera te ahorrarás un buen dinero.

Generalmente este tipo de problemas no se presentan así como así. Antes de romperse dentro de la cerradura es probable que ya hayas experimentado algunos problemas. Si te cuesta girar la llave y notas que esta tiene grietas o se ve debilitada entre el mando y la cabeza, conviene actuar de manera preventiva y sacar una copia antes de que sea demasiado tarde.

Esto es normal que suceda, pues con el paso del tiempo y el uso constante, las llaves se desgastan y los dientes pierden su forma.

Para prolongar su vida útil es importante que te asegures siempre de introducir la llave a fondo, y nunca girarla cuando esté a medio camino, ni hacerlo con violencia.

Por otra parte, es una mala costumbre usar la llave para tirar de la puerta. Una vez que la cerradura esté liberada, usa el picaporte para abrir la puerta.

Igualmente, no es recomendable dejar la llave dentro de la cerradura, aunque muchas personas lo hacen aduciendo razones de seguridad. Este contacto continuo de la llave con los pines puede terminar dañando el cilindro, lo que a la larga puede causar que se atasque la llave y, peor aún, que se rompa.

Con respecto a las cerraduras, también es necesario darles un mantenimiento periódico para que el sistema funcione a la perfección. No es una tarea laboriosa, pues bastará con lubricarlas cada seis meses. Usa polvo de grafito, en cualquiera de sus presentaciones, impregnando la llave en el producto e introduciéndola en la cerradura, para llegar a todos los pines y mecanismos internos.

Finalmente, evita que las puertas se batan con fuerza, instalando topes o cerrándolas con cuidado. Estas vibraciones pueden dañar la capa protectora de las cerraduras y afectar su funcionamiento.

Cuál es la mejor caja fuerte

Existe una gran variedad de modelos de cajas fuertes en el mercado para elegir. No existe un modelo que se destaque, así que a continuación os ayudaremos a tomar la mejor decisión posible, junto a una serie de consejos sobre cuál modelo os resultará más acorde a vuestras necesidades.

Principales marcas de cajas fuertes en España

Si investigáis por Internet o por las tiendas, os daréis cuenta que hay muchas marcas de cajas fuertes para escoger en el mercado. Cada una os dirá que su caja es la mejor y más recomendada sobre el resto, pero la verdad es que cada marca posee una cualidad buena, así como una que no lo es tanto.

Entre las más reconocidas, podréis encontrar marcas como Baussa, Burg Watcher, Fac, Fichet, Gruber, Gunnebo, INN, Soler, Tecnove u Olle, entre otras, pero si queréis encontrar vuestra caja fuerte ideal, os recomiendo que sigáis leyendo.

Cómo elegir una caja fuerte

A la hora de adquirir vuestra caja fuerte ideal, debéis saber una serie de datos para que la compra os resulte más sencilla. Tened en cuenta el tamaño, el uso que le daréis, vuestro presupuesto, entre otras cosas.

Si lo que necesitáis es proteger algo, la caja fuerte es una de las opciones más económicas, además de que os garantizará una gran protección para los documentos, dinero u objetos que queráis resguardar.

A continuación, os enseñaremos una serie de preguntas, ya con su respuesta, para ayudaros a realizar una buena compra, y esperamos que os seamos de ayuda a la hora de elegir vuestra mejor alternativa.

¿Qué uso le daréis a la caja fuerte?

Si lo que buscáis es una caja fuerte que os guarde vuestras cosas de valor para protegerlas de robos, comprad una cuyo exterior tenga la capacidad de resguardarlas debidamente. Para esto debéis ver si la caja fuerte posee resistencia al fuego, humedad, al agua y a los intentos de robo.

Tened claro el uso que queráis darle a la caja fuerte antes de acudir a una tienda, ya que no es necesario que adquiráis el mejor modelo de mercado. Aunque, en ciertas ocasiones, puede llegar a ser interesante.

¿Qué protección comprar?

Si necesitáis cierto tipo de seguridad, entended que las cajas fuertes se regulan en diferentes grados, van desde el 1 al 9, y a veces debéis apostad por un modelo u otro.

Pero, las cajas fuertes usadas en viviendas no suelen ser homologadas bajo estos grados, ya que no necesitan tanta protección como las de las joyerías o los bancos. Los ladrones suelen interesarse más en robar aquellas cajas que son fáciles de hurtar pero, si sus intentos no son exitosos, no intentarán llevarse ese objeto tan pesado con ellos. Por esta razón, es recomendable optar por un modelo que posea un peso elevado y que contenga un gran nivel de seguridad, para asegurar que vuestros objetos de valor no sean robados.

¿La caja fuerte debe ser resistente al fuego?

Aunque no es obligatorio si os lo recomendamos, ya que, aunque el riesgo a sufrir un incendio en las viviendas no sea muy elevado, siempre existirá la posibilidad de que se produzca. Si el fuego es grande puede provocar daños en la caja fuerte y, más importante, en los objetos de su interior. Si queréis evitar que esto suceda, podréis optar por una caja fuerte que proteja las cosas en su interior de cualquier incendio.

Si el caso es que queréis proteger papeles en el interior de la caja fuerte, apostad por comprar diferentes cajas ignífugas que no permitan la entrada a una temperatura mayor a 150° en su interior.

Si deseáis proteger cosas como cintas o DVD, entonces deberéis buscar modelos que no permitan temperaturas mayores a 50° en el interior de la caja fuerte. Si esto sucede, los objetos podrían sufrir terribles daños.

También debéis tomar en cuenta el tiempo de resistencia al fuego que las cajas fuertes puedan soportar. Existen modelos que solo aguantan 30 minutos, así como hay otras cuya resistencia es superior a la hora.

¿La caja fuerte debe ser resistente al agua?

Aunque la gran mayoría de las cajas fuertes no cuentan con protección al agua, poco a poco se han ido creando modelos que puedan incluir esta característica. El agua no suele ser un problema, pero hay ocasiones en los que sí puede serlo, así que, si tenéis la oportunidad de adquirir un modelo con esta característica, os recomendamos que le apuestes por él. Pero, más importante, tened en cuenta que, si queréis proteger papeles u otros materiales sensibles a la humedad, es importante ubicar la caja fuerte en un sitio donde este no sea el caso, para que no tengáis que sufrir un susto al abrir la caja fuerte. Si tardáis mucho en abrir la caja, es probable que encontréis los objetos en cuestión en muy mal estado.

Cajas fuertes para guardar armas de fuego

Si el caso es que deseáis guardar armas de fuego, podréis adquirir modelos diseñados para este fin.

La ley dice que las armas de fuego deben ser resguardadas en cajas fuertes de alta seguridad y que estén adaptadas para este fin, así que estad muy pendiente de evitar el acceso de esta arma a cualquier persona, y por esto os recordamos que existen diferentes cajas fuertes diseñadas para guardar distintas armas.

Tipos de cajas fuertes

Para que os resulte más sencillo elegir el tipo de caja fuerte que necesitáis, realizaremos una clasificación especial de los diversos tipos de cajas fuertes que hay en el mercado. Además, nos centraremos en las distintas utilidades que se les pueda dar.

  • Para custodiar objetos de mucho valor como documentos, joyas o dinero.
  • Cajas fuertes donde depositar dinero sin tener que abrirlas.
  • Cajas de seguridad llamadas Caudalitas, que sirven para tener un buen recaudo del efectivo.
  • Existen modelos muy buenos para resguardar llaves de algún negocio.
  • Cajas ignífugas, como ya hemos mencionado anteriormente.
  • Cajas fuertes portátiles.
  • Cajas para guardar armas.

¿Qué debo mirar al comprar una caja fuerte?

Principalmente, debéis tener en cuenta el tamaño dependiendo de lo que queráis guardar, ya que podréis adquirir una caja fuerte grande o una pequeña. Si necesitáis el modelo perfecto, es buena idea juntar todos los objetos que queréis proteger, para que tengáis claro el volumen que éstos ocupan.

También, debéis decidiros sobre el tipo de cierre que queráis, dependiendo del uso que daréis a esa caja fuerte.

Otra cosa que tenéis que mirar es el precio de las cajas fuertes, el cual va ligado al nivel de seguridad que puedan otorgar; cuanta más seguridad busquéis, más costosa será. Otro dato, mirad esta compra como un ahorro a medio y largo plazo, ya que no solo obtendréis seguridad, también evitarás realizar un gasto porque os cuiden estos objetos, como puede resultar en los bancos. Una caja fuerte os puede durar una vida entera, así que apostad por la máxima calidad posible, sin tener que arrepentiros en el futuro.

¿Dónde comprar una caja fuerte?

Podréis adquirir cualquier caja fuerte en muchos lugares, como ferreterías o tiendas especializadas. Pero, si lo que queréis es tener una mayor gama de dinero con el mejor precio posible, compradla a través del Internet.

Con ayuda de las tiendas especializadas que podréis encontrar en Internet, podréis adquirir un modelo adaptado a vuestras necesidades. Valorad las características de las diferentes cajas fuertes y sus precios, para así comprarla donde más queráis.

¿Dónde instalar una caja fuerte?

Lo más importante a la hora de resguardar una caja fuerte es que ésta no quede a la vista, pero todo dependerá de las características de vuestra vivienda y de la caja fuerte que adquiráis.

Una recomendación es evitar guardar la caja fuerte en vuestra habitación, ya que es el lugar al que los ladrones suelen ir para buscar dicha caja e intentar forzarla. Ponedla en un lugar donde penséis que lo ladrones no buscarán. Tampoco la pongáis detrás de un cuadro, ya que esto está muy visto.

Si compráis una caja fuerte resistente a la humedad, una buena idea es llevarla al sótano, donde los ladrones no mirarán, para maximizar su seguridad.

Siempre solicitad la ayuda de un profesional al que le tengáis confianza, o podéis realizar la obra tú solo si no queréis arriesgar la seguridad de vuestra caja fuerte.